Siglo XVII

El siglo XVII, está marcado por las monarquías absolutas y por la Guerra de los 30 años en Europa.

Fue un siglo de crisis con retroceso demográfico. La población bajó de 8 a 7 millones, debido a guerras, pestes, epidemias, malas cosechas, etc. Esto ocurre en toda Europa pero en España es peor por los que se van a América y por la expulsión de los moriscos.

Sin embargo fue un siglo de contrastes, no todo fue malo. La cultura vivió un periodo de esplendor, tanto en el ámbito de las artes pictóricas y arquitectónicas como en las letras. Pincha aquí si quieres saber más.

Se desarrolló el comercio colonial. También las manufacturas, que son grandes talleres donde se concentran los trabajadores para producir más y más barato. Muchos tuvieron apoyo del estado. Aunque la sociedad seguía siendo estamental, se desarrolló la burguesía.

El mercantilismo es el sistema económico del siglo XVII, este piensa que la mayor fuente de riqueza de un país es la acumulación de oro y plata. Por esto la economía fue regulada y controlada por el estado: se crea el proteccionismo, aranceles (impuestos a las importaciones). Se conceden monopolios a compañías comerciales con las propias colonias. De este modo fomentan las exportaciones. Se reglamenta la producción y se crea industrias estatales.

Los reyes españoles del siglo XVII son los Austrias Menores. La monarquía española deja de ser la primera potencia. No gobiernan los reyes personalmente, se lo dejan a ministros llamados válidos. Los Austrias Menores son Felipe III, Felipe IV, y Carlos II.Carlos II, murió sin descendencia y hubo una Guerra de Sucesión entre los candidatos al trono. Triunfó Felipe V de Borbón. Lo que significó el fin de la dinastía de los Habsburgo en España.

Las finanzas públicas empeoraron. Aumentan los gastos por el lujo de la corte y por las guerras. Apenas llega oro y plata de América porque se ha agotado. Aumentan los impuestos pero hay varias bancarrotas.

La economía también iba mal. La agricultura empeoró debido a que aumentan los impuestos y a la despoblación, por la bajada demográfica ya que muchos abandonan el campo para ir a vivir a las ciudades. Disminuyó el número de cabezas de ganado debido a que había peores pastos y a la destrucción de las guerras. La industria y el comercio también disminuyen. Se debe a la: competencia de productos extranjeros, escasa capacidad de compra de la población, menos demanda americana porque ya se abastece a sí misma.

Estos problemas se reflejan en la sociedad: casi nadie se ganaba la vida dignamente con su trabajo. Así que el trabajo no tenía mucho prestigio, la mayoría querían enriquecerse en América o comprar propiedades y vivir de las rentas. La razón de esto es que el dinero de América no se había usado en mejorar la economía, sino en guerras o lujo para la nobleza.

Aragón, iba mejor: se desarrolla el comercio y la artesanía textil: tenía menos presión de los impuestos y estaba más aislado del comercio americano.

En conclusión, este siglo se caracteriza por el retroceso demográfico, las guerras, las monarquías abosutas, el mercantilismo y el esplendor cultural.

BIBLIOGRAFÍA:

Rodríguez Pazos M.: “Siglo XVII”  Liceo franciscano: revista cuatrimestral de estudio e investigación. Nº 187-189, 2010, págs. 211-508.

Anuncios