La nobleza en el siglo XVII

Para Antonio Domínguez Ortiz la nobleza del Antiguo Régimen se articula en torno al honor, el prestigio, la consideración social y el privilegio.

La nobleza seguía siendo una cualidad que se trasmitía por herencia. Se diferenciaba de la demás población no privilegiada, que eran llamados desde el siglo XVI plebeyos. Los nobles se casaban entre ellos.. Era deshonroso para un noble casarse con la hija de un plebeyo, todavía lo era más para una muchacha noble casar con hombre de clase plebeya; era una mala alianza.

No obstante, muchas familias de alto rango, venidas a menos, rehacían su fortuna casando con hijas de burgueses enriquecidos. Era lo que llamaban insolentemente «abonar sus tierras».

Para seguir siendo noble había que «vivir noblemente», es decir, no trabajar en ningún oficio. El trabajo era deshonroso, hacía perder la nobleza. Un ejemplo curioso de esto que digo sucede en Francia cuando Luis XIV quiso convencer a los nobles de que se establecieran en las colonias para dedicarse al comercio, decretó en un edicto que el comercio marítimo no hacía perder la nobleza.

Los nobles eran clase privilegiada. No pagaban la talla. Tenían el privilegio exclusivo de ser admitidos en la Corte y desempeñar cargos en ella, que eran entonces los más ambicionados. Tenían casi tolos los grados del ejército. Cuando se les condenaba a muerte, eran por lo común decapitados, en tanto se ahorcaba a los demás.

Los nobles no eran todos iguales. Había ellos grandes diferencias de fortuna y de título. Los que poseían extensos dominios habían casi todos recibido del rey un título de conde, de marques, de duque.o aun de par.

Los señores que vivían cerca del rey formaron la nobleza de Corte, considerada como una clase superior, y a ellos iban a parar las dignidades, los cargos y las pensiones.

Muchos nobles descendían de burgueses que habían sido ennoblecidos por el rey. Aquellas familias ennoblecidas por el cargo se denominaban nobleza de toga.

Los antiguos nobles llevaban el nombre de nobleza de espada, no consideraban a los ennoblecidos como sus iguales. los ennoblecidos tenían los mismos privilegios que los nobles. Cuando eran ricos, compraban tierras nobles, cuyo nombre tomaban; hacían educar a sus hijos como y sus descendientes acababan por confundirse con los otros nobles de genealogía noble.

Bibliografía:

Domínguez Ortiz A.: “Aspectos económicos de la nobleza española en la Edad Moderna”, Boletín de la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País, núm 28, 1994.

Anuncios

Un pensamiento en “La nobleza en el siglo XVII

  1. Pingback: Padilla, una mujer que se atreve a criticar a la nobleza. | Luisa María de Padilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s